Argentina: Las radios comunitarias siguen construyendo feminismos

Argentina: Las radios comunitarias siguen construyendo feminismos

Comunicadoras de 14 radios comunitarias de la provincia de Córdoba se reunieron para seguir avanzando en la agenda de género de sus espacios. Compañeras de “Radio Curva” y “Una radio, muchas voces” comparten esta experiencia y algunas reflexiones sobre la Ley Micaela, protocolos de acción contra las violencias, inclusión laboral trans y paridad en medios comunitarios.

Por Julieta Pollo para La tinta

Más de 30 comunicadoras de 14 radios comunitarias de la provincia de Córdoba participaron de una jornada de reflexión e intercambio para avanzar en la construcción de la agenda de género en y desde sus espacios -tanto desde lo organizacional al interior de sus espacios como desde el desarrollo responsable de su oficio comunicacional-.

El encuentro, realizado el último sábado de agosto por compañeras de Radio VillaNos, de la Coopi de Carlos Paz, facilitó la puesta en común de una agenda de trabajo sobre género en todos sus aspectos: desde la elaboración y experiencias de aplicación de protocolos para prevenir situaciones de violencia por motivos de género hasta intercambios de materiales para lograr la capacitación en Ley Micaela de todas las personas que participan en las radios comunitarias.

Luego de la pandemia, las radialistas comenzaron a encontrarse nuevamente, en Alta Gracia primero y luego en Buenos Aires: “La temática de género se fue tratando en todos los encuentros, pero, esta vez, el objetivo fue más claro, para traer a los territorios la información que se había discutido en el último Encuentro Federal de Medios Comunitarios”, comenta Jesica Ysasi, comunicadora, integrante de Radio Curva de Salsipuedes y corresponsal para FARCO.

“A partir de ese encuentro, organizado por el Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO) en coordinación con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, quisimos seguir trabajando en hacer transversal la cuestión de género en todas las radios comunitarias”, agrega Violeta Collado, integrante de la cooperativa Viarava y de su emisora, Una radio, muchas voces, de Capilla del Monte.

Las comunicadoras comentan que la dinámica de trabajo fue flexible y descontracturada, para facilitar la toma de la palabra y que cada compañere pudiera compartir experiencias y situaciones vividas en sus espacios laborales. “Hicimos una ronda grande y nos tomamos el tiempo de que cada una de las radios que estaba participando pudiera contar la situación en sus espacios laborales en cuanto a temáticas de género sobre todo. Hay quienes recién están conformando sus espacios de género, en general, los protocolos todavía no están bien establecidos o se está trabajando en ellos”, dice Jesica y agrega que lo más importante del encuentro es que “se terminó de formalizar esto de estar conectades, compartir los datos y seguir dándole forma a la red”.

Violeta destaca que, en el encuentro, “se habló con mucha apertura y se pudo hacer un diagnóstico de lo que está pasando y cuáles son las principales discusiones en cada radio. La mayoría de las compañeras ya participan en ámbitos de género, pero hay muchos compañeros varones dentro de las radios que todavía no”. La integrante de Una radio, muchas voces cuenta que una de las complejidades que viven en las radios comunitarias es que “frente a situaciones de violencias de género o abuso infantil, los territorios mismos demandan a las redes comunitarias a accionar concretamente, como si fuéramos jueces a veces. Este fue uno de los ejes de discusión en el encuentro: poder fortalecer nuestra tarea como medios comunitarios atravesados por la cuestión de género, pero también, cada vez más, con herramientas protocolares para poder dar una respuesta clara a las comunidades cuando existe esta demanda de tomar posición o partido sobre determinados casos”.

Paridad, inclusión y participación

Sobre la presencia de identidades feminizadas y disidentes en las radios comunitarias, Violeta recuerda que “hace algunos años, se publicó un estudio sobre que las mujeres faltamos en los medios, sobre todo de que no estamos presentes a la hora de hablar de política, economía y temáticas que vayan más allá de lo que es informar el clima, por ejemplo. Posteriormente, se hizo un relevamiento interno en las radios comunitarias que integran la Red FARCO y constatamos que, en el caso de las radios comunitarias, las mujeres sí estamos en los medios, no faltamos, trabajamos casi en paridad con los varones, incluso, en los puestos de gestión. En el área que se detectó presencia mayoritaria de varones es en la apoyatura técnica, porque tienen más formación previa. Frente a eso, desde FARCO, se realizó la capacitación en técnica ‘A las consolas’, brindada por compañeras que se encargan de la técnica en otras radios”, cuenta Violeta.

En cuanto a la participación de personas trans en las radios comunitarias, la comunicadora destaca que, en el encuentro realizado en Carlos Paz, surgió la importancia de promover activamente la inclusión y el cupo laboral trans: “Una compañera planteaba, justamente, todo el trabajo que hay por hacer. Un trabajo activo que no es simplemente decir: ‘Las puertas están abiertas y pueden venir cuando quieran’, sino que hay que salir a buscarles, porque hablamos de colectivos que tienen tantos años de vivir violencias, que a veces no les es posible o no cuentan con las mismas posibilidades para acercarse y participar. Ese desafío forma parte de la agenda que surgió de este encuentro”.

La práctica comunitaria

Compañeras de Radio Curva y Radio La Ronda participaron también del Primer Encuentro Internacional de Feminismos Comunitarios, Campesinos y Populares del Abya Yala, en Tilcara, y esta experiencia fue compartida con las compañeras cordobesas en el encuentro de Carlos Paz: “Para nosotras, fue sumamente movilizador poder participar del encuentro en Tilcara. Siento que es el primer encuentro que se vincula directamente a la práctica comunitaria y que tiene mucho que ver con esta mirada que necesitamos atravesar quienes estamos en las radios y en la red, sobre todo, por la mirada territorial”, dice Jesica.

La comunicadora de Radio Curva cuenta que el encuentro giró en torno a tres rondas de trabajo -Feminismo campesino y popular, Estéticas feministas y cuerpos, y Epistemologías del cuidado- y que contó con la presencia de las activistas feministas María Galindo, Silvia Rivera Cusicanqui y Rita Segato. “Volvimos con muchas preguntas nuevas, con una mirada que nos pareció innovadora o superadora sobre los feminismos. María Galindo habló del agotamiento de los papers y de la necesidad de pensar el feminismo desde un acto de desobediencia. Plantea una ruptura profunda con la academia y el agotamiento de algunos discursos como el discurso de los derechos. Lo que se propone es pensar más desde la micropolítica, en espacios donde el desacuerdo sea fundamental”.

Micropolítica, género y radios comunitarias

Sobre los avances en materia de género que van construyendo desde las experiencias organizativas locales, Violeta cuenta que, en Viarava, trabajan en la construcción de protocolos de espacios libres de violencias al interior de la radio y que han podido realizar capacitaciones en Ley Micaela para todos los integrantes de la cooperativa: “Estos talleres no son obligatorios, pero buscamos alentar a que todos participen. La idea final de este taller es elaborar un protocolo de actuación ante casos de violencia de género. También nos damos el desafío de cómo pensar protocolos de comunicación y estamos actualizando nuestro proyecto político comunicacional… Si bien no es muy viejo, hace cinco años no estaba puesta de manera explícita la cuestión de género, entonces estamos trabajando en esa actualización”.

En el mismo sentido, Jesica menciona que, en Radio Curva, se promueve que todos los nuevos programas que se suman deban capacitarse en género: “Más allá del avance que significa la medida, muchas veces también se va dilatando… Por ahí, está la intención, pero después llevarla a la práctica cuesta. Me parece que tenemos que trabajar mucho en el tratamiento de las noticias; incluso nosotras que revisamos y que tratamos de ser cuidadosas en nuestras prácticas, caemos muy fácilmente en prejuicios que nos vienen dados del contexto patriarcal. La cuestión de género es casi una obligación formal, pero se trabaja procesualmente”. Algo que destaca, a nivel nacional, es que este año, históricamente, la conducción de FARCO tiene paridad de género, “un avance muy importante”.

*Por Julieta Pollo para La tinta / Imagen de portada: gentileza de las entrevistadas.

Fuente: La Tinta

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.