La lucha contra el mercado transgénico en América Latina

La lucha contra el mercado transgénico en América Latina

La resistencia de países en América Latina frente al crecimiento acelerado de la industria agrícola es el tema de la edición 113 de la revista Biodiversidad.

El nuevo número de “Biodiversidad, sustento y culturas” aborda los casos de lucha de colectivos y personas que desde diversos países de la región le hacen frente al ingreso del mercado transgénico con un trabajo de soberanía y autonomía alimentaria.

Desde tiempos ancestrales, las prácticas milenarias han resistido a diversos mecanismos del occidente, uno de ellos ha sido la modificacion de semillas y el ingreso de transgénicos al mercado.

Puedes descargar la revista completa desde el siguiente enlace.

Esta publicación recopila los diversos casos de lucha contra los organismos genéticamente modificados y el éxito que han tenido en algunas comunidades.

Por ejemplo, la recuperación de la tierra en San Isidro, Jalisco, México, la inconstitucionalidad de la “Ley de Variedades Vegetales” en Honduras, la lucha en Argentina y Brasil contra el avance acelerado del trgio trangénico, entre otros.

Con conocimientos adquiridos generacionalmente, esta publicación reconoce dichos procesos y alerta los ataques que reciben algunos defensores de esta causa.

La publicación, de libre propiedad intelectual, abarca las historias y casos de algunos países que enfrentan a las prácticas agrícolas nocivas para la salud y medio ambiente.

A continuación el resumen de algunos artículos de esta edición:

Una Constitución que protegerá el cielo nocturno y los anhelos de sus pueblos

A pesar del rechazo a la propuesta de una Nueva Constitución en Chile, esta se ha planteado desde un proceso participativo, democrático y paritario en defensa de todo el país.

La Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (Anamuri) fue clave en la redacción de este documento al incluir artículos sobre derechos indígenas y campesinos, soberanía alimentaria, derechos de la naturaleza, de las mujeres y de las generaciones futuras.

“La nueva Constitución contiene los sueños, anhelos y esperanzas de nuestro pueblo. No es una casualidad. Es producto del arduo trabajo que con responsabilidad y tenacidad se llevó cabo no sólo en el seno de la convención, sino también en terreno, con los diálogos populares (…)”, señala Anamuri.

Trigo HB4: nuevo transgénico, nuevo veneno

Desde Argentina, este artículo cuenta la polémica aprobación de la siembra del trigo transgénico HB4 y su impacto en la salud y alimentación debido a la resistencia que tiene al herbicida glufosinato de amonio, más tóxico que el glifosato.

Esta noticia impactó a los especialistas que tienen conocimiento en lo nocivo que puede resultar para la salud. También tuvo un rotundo rechazo por parte de movimientos campesinos, productoras y productores agroecológicos, integrantes del sector académico, la sociedad civil y representantes de la ciencia críticxs al modelo de producción imperante.

Incluso entidades agrarias como la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca y la Asociación Argentina de Protección de las Obtenciones Vegetales (ArPOV) manifestaron su preocupación por el ingreso de esta semilla.

¿Quién gana con el trigo transgénico HB4?

Con la excusa de la sequía prolongada, la tecnología HB4 se desarrolló en Argentina con el fin de resistir al fenómeno ocasionado por la actual crisis climática.

Pero en realidad aseguraba la expansión del mercado de herbicidas a base al pesticida glufosinato-amonio (GA), prohibido en la Unión Europea desde 2019.

A pesar de ello el gobierno argentino condicionó la aprobación para el cultivo y consumo doméstico del trigo HB4 a la autorización por parte de la CTNBio (Comissão Técnica Nacional de Biossegurança —Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad).

Organizaciones brasileñas de las comunidades consumidoras y productoras se movilizaron contra la liberación comercial del trigo HB4.

La Associação Brasileira das Indústrias de Biscoitos, Massas Alimentícias e Pães & Bolos Industrializados, la Asociación Brasileña de Industrias de Galletas, Pastas y Pan & Pasteles Industrializados (ABIMAPI) y más de 400 organizaciones brasileñas firmaron una petición contra la liberación de trigo transgénico.

La larga lucha de San Isidro

El 14 de julio 2022 el ejido San Isidro, Jalisco, logró recuperarar la posesión de 280 hectáreas (más de la mitad de las tierras del ejido), que reclamaban desde hace más de 80 años.

La transnacional estadunidense Amway (en México Nutrilite) que ocupa la tierra, anunció que apelará.

Amway es una de las mayores compañías globales que vende alimentos, cosméticos y nutricéuticos, algunos con certificación orgánica.

Según testimonio de trabajadores de la empresa y ejidatarios, en una reciente inspección de una certificadora internacional encontraron residuos de agrotóxicos en el área declarada orgánica.

Debido a ello se suspendió la producción en más de 100 hectáreas. Sin embargo la empresa a desmentido totalmente este hecho.

Acciones sociales para la defensa del maíz como bien común

El gobierno colombiano insiste que la producción campesina es insuficiente, sin reconocer que es más sostenible, eficiente y resiliente a las crisis climáticas y que actualmente suministra cerca del 70% de nuestra alimentación básica.

Con ese argumento se ha permitido el cultivo tecnificado en algunas zonas del país, sin embargo productores manifiestan que han tenido pérdidas económicas considerables como en los departamentos de Tolima en 2014 y en Huila en 2016, en donde la gente perdió entre 75% y 90% de la cosecha.

Ante ello comunidades campesinas que continúan trabajando de manera orgánica se han organizado para garantizar y mantener el control de sus semillas, así como los saberes ancestrales y medios de sustento.

La expansión del maíz híbrido en el Ecuador

La expansión del maíz industrial en Ecuador se ha dado sobre comunidades que antes producían para la soberanía alimentaria local, regional y nacional, y que ahora reemplazan ecosistemas naturales, incluyendo bosques secos tropicales y bosques húmedo tropicales.

El aumento de la producción industrial se ha alcanzado a través de la imposición, a campesinos y campesinas que producen maíz, de paquetes tecnológicos de pesticidas, fertilizantes sintéticos y semillas híbridas corporativas.

Mediante políticas públicas, los gobiernos entregan “paquetes de ayuda agropecuaria” que han posicionado las controladas por los importadores de insumos agrícolas.

Fuente: Servindi

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.