Un largo camino por la justicia: a 49 años de la Caravana de Muerte por Valdivia

Un largo camino por la justicia: a 49 años de la Caravana de Muerte por Valdivia

A finales de septiembre se cumplen 49 años de la «Caravana de la Muerte», operación militar comandada por Sergio Arellano Stark que recorrió de norte a sur Chile, un viaje de exterminio que cobró el asesinato y desaparición forzada de 96 personas. Su paso por Valdivia cobró la vida de 12 personas, sus familiares hoy siguen en búsqueda de justicia.  Por: Fernanda Imbert Fuentes

El pasado viernes 2 de septiembre la agrupación de familiares de víctimas de la Caravana de la Muerte en Valdivia se reunió con la actual ministra de Justicia, Marcela Ríos, para pedirle que interceda y ayude a lograr un fallo favorable luego de 49 años luchando por justicia.

La denominada “Caravana de la Muerte” fue una comitiva militar que partió el 30 de septiembre del 1973, ordenada por Augusto Pinochet y liderada por Sergio Arellano Stark, donde recorrieron Chile de norte a sur en un viaje de exterminio que cobró 96 víctimas, en la ciudad de Valdivia murieron 12 de ellos.

Sus cuerpos fueron entregados a sus familiares en cajones de madera, cerrados y listos para el entierro sin ninguna posibilidad de velorio.

Gregorio José Liendo Vera, Pedro Purísimo Barría Ordóñez, Rudemir Saavedra Bahamondes, Víctor Eugenio Rudolph Reyes, Víctor Segundo Valeriano Saavedra Muñoz, Santiago Segundo García Morales, Luis Mario Valenzuela Ferrada, Sergio Jaime Bravo Aguilera, Luis Hernán Pezo Jara, Víctor Fernando Krauss Iturra, Enrique del Carmen Guzmán Soto y José René Barrientos Warner son los jóvenes que entre el 3 y 4 de octubre de 1973 fueron fusilados por militares en al polígono de tiro de la Guarnición Militar de Valdivia.

Denegación de Justicia

La querella interpuesta el año 1998 en la Corte Suprema buscó la justicia y reparación, y a pesar de que el máximo tribunal falló a su favor – tanto en 2017, como en 2020– dictaminando como culpable a seis personas: Pedro Bravo, Carlos López Tapia, Humberto Guerra, Juan Chiminelli, Emilio de la Mahotiere González y Santiago Arturo Sinclair, sin embargo, al día de hoy no hay ningún condenado que esté cumpliendo pena efectiva.

En 2019, como agrupación, enviaron cartas a las autoridades de la corte de apelación y al ministro encargado de las causas de DD.HH, logrando así una reunión con Javier Moya, Presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago para expresarles su necesidad de apurar el proceso.

Pero este año, Yenny Barría, mediadora y familiar de una de las víctimas, descubrió que durante la pandemia el proceso no tuvo ningún avance, cumpliéndose así, dos años donde la causa aún no se encuentra en tabla para ser vista por los ministros de la corte, a lo que se sumó la frustración para los familiares el indulto entregado a dos de los criminales de lesa humanidad en el gobierno de Sebastián Piñera, esto a pesar de que en abril del 2021 el Tribunal Pleno de la Corte Suprema resolvió que se agilizaría el proceso.

Para Fernando Krauss, hijo de una de las víctimas, lo que el Estado de Chile ha estado haciendo es una denegación de justicia, viendo morir a quienes han buscando justicia y a los responsables de los crímenes sin avance en el proceso judicial: “Es tan evidente que se ha ido perfilando una denegación de justicia para los familiares porque qué sentido tiene que las madres, que los hermanos, que las esposas de los familiares, fallezcan sin arribar al cierre de los procesos. Y que además fallezcan los criminales”.

Nuevas conversaciones

Tanto Yenny y Fernando creen que la justicia chilena ha respondido sin voluntad de acelerar los procesos judiciales. La agrupación ha asistido a todas las instancias que se han presentado y no ven una voluntad real de agilizar las cosas.

A pesar de todo, siguen luchando, y para Fernando, este nuevo gobierno puede tener una disposición distinta: “Nosotros pensamos que este gobierno puede tener una disposición distinta y queremos ver medidas específicas concretas que permitan acelerar y recuperar el sentido de la justicia que hoy día está, a nuestro juicio, perdido”.

Por ello, tras la reunión con la ministra Marcela Ríos comentaron que fue una buena conversación, donde la autoridad reconoció que el Estado y la justicia chilena habían fallado en términos de reparación y declaró que están comprometidos con la causa. También, les señaló a la agrupación las medidas que están tomando para acelerar la causa y reconoció que han estado manteniendo conversaciones con el poder judicial para lograr el objetivo.

En víspera de la próxima conmemoración del golpe de Estado, donde la caravana se rememora como una de las operaciones más cruentas ejecutadas por el Ejército de Chile, los 12 jóvenes víctimas de Valdivia y los 24 años que la agrupación de sus familiares interpusieron una querella para encontrar justicia, se espera que puedan concretarse las acciones necesarias para que los culpables cumplan condena efectiva y los familiares obtengan al fin un cierre justo para este proceso.

Otras causas abiertas de la Caravana de la Muerte

Junto a la causa de Valdivia, hay otras cuatro causas que se encuentran lentamente tramitándose en la justicia chilena. Estas son:

Caravana Calama I (Se encuentra en Corte Suprema)
Caravana Calama II (Se encuentra en Corte Suprema)
Caravana Cauquenes (Se encuentra en Corte Suprema)
Caravana La Serena (Se encuentra en Corte de Apelaciones)

Fuente: Radio JGM

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *